viernes, 11 de octubre de 2013

El uso y abuso de las mayúsculas...

MIS ARTÍCULOS | El Mante, Tamaulipas, México


Sorpresa mayúscula y gran decepción, ver que la diputada no sabe cuándo sí y cuándo no se deben usar las mayúsculas en un texto.

Definición: La letra mayúscula es la que, en relación con la minúscula, tiene mayor tamaño y por lo general distinta forma. Su uso correcto debe observar las reglas gramaticales.


“En el Marco del 60 Aniversario del voto de la Mujer el Presidente Peña Nieto Firmo Iniciativa para tener al menos el 50 - 50 de legisladoras y legisladores en las Cámaras de Senadores y Diputadas. Gran Paso y Gran Sensibilidad”.


*Texto publicado por la diputada federal Rosalba de la Cruz Requena, en Facebook




¿Cuándo se emplean las mayúsculas?

Siempre y únicamente:

-Al iniciar un texto.
-Después de un punto (ya sea punto y aparte o punto y seguido).
-Al inicio de los nombres propios.
-En la preposición De, únicamente cuando no se antepone el primer nombre (ejemplos: Jorge de la Rosa; el señor De la Rosa. No confundir cuando se trata del apellido de casada de una mujer, la preposición «de» se mantiene con minúsculas, se escriba o no el primer nombre de la mujer).
-Al inicio de la primer palabra de los títulos de obras (literarias, cine, música, etcétera; ejemplo: La novicia rebelde; Cien años de soledad).
-Al inicio de títulos profesionales cuando se escriben de manera abreviada.
-Después de cualquier signo (interrogación, admiración, suspensivos, etcétera) siempre y cuando la frase posterior no sea continuación de la primera frase.
-En títulos de obras solemnes (Ejemplo: La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos), en todas los sustantivos que componen al título.
-En títulos nobiliarios cuando se utilizan como sustantivo propio (ejemplo: Los Duques de Cambridge no invitarán a toda su familia al bautizo de su hijo).
-El nombre de divinidades de cualquier religión cuando se usa como sustantivo propio (Que Dios te bendiga; que el Señor esté contigo; pídele a la Vírgen que te cuide).
-En marcas comerciales (califican como nombres propios).
-En ciudades, estados, países (califican como nombres propios, incluso para los casos en los que el nombre de una ciudad es compuesto por dos o más sustantivos propios (Ciudad del Cabo; Ciudad Mante; Ciudad Juárez; Ciudad de México).
-
-En los nombres de las dinastías derivados de un apellido (los Habsburgo, los Tudor, los Borbones).
-En celebraciones o festividades (Navidad; Año Nuevo; Día de las Madres; Feria de Abril; Primero de Mayo)
-En edades y épocas históricas (la Edad Media, el Holocausto, la Antigua Grecia, la Era Moderna; el Renacimiento)
-En eras geológicas (el Jurásico, la Edad de Pied,a el Pleistoceno).
-En los topónimos (Oriente Medio; América Latina; Atlántico Norte; Latinoamérica), excepto cuando se trate de sustantivos compuestos en el que el primero sea un sustantívo genérico o descriptivo: la península de Yucatán; el golfo de México, el el mar Mediterráneo; en la cordillera de los Andes.
-En nombres de instituciones (en el Palacio de Bellas Artes, el Teatro Degollado; la Cafetería Mante; la Secretaría de Hacienda. Cuando se trate de nombres compuestos y uno de ellos no sea propio, sino genérico o descriptivo, este se escribirá con minúscula: la Presidencia municipal.
-Las carreras académicas (me voy a inscribir en Ciencias de la Comunicación; se graduó en Medicina y Obstetricia; estoy estudiando Ingeniería Mecánica; cuando se escriben en el contexto común o descriptivo se utilizan minúsculas: La medicina es muy compleja; la ingeniería eléctrica es diferente a la electrónica…)
-Los nombres de las galaxias, constelaciones, estrellas, planetas y satélites: La Vía Láctea, la Luna, el Sol, la Tierra, Marte, Venus).
-En los nombres de las instituciones (Presidente de la República; Secretario General de las Naciones Unidas…, solo cuando se escriben como sustantivos propios; cuando califica al sujeto, se debe escribir con minúsculas: “el discurso del presidente Peña Nieto”).
-En abreviaturas (Dr.; Lic.; Atte. Etc. El Srio. de educación). Las palabras que siguen a otra abreviada, no se escribirán con mayúscula pese a que la abreviatura termina en un punto (el Srio. del Ayuntamiento), aunque cabe destacar que no se considera correcto utilizar palabras abreviadas en medio de una oración ni aún tratándose de un título académico (Fui al consultorio del doctor Méndez).
-En siglas y acrónimos con menos de cuatro letras, todas deben escribirse en mayúscula (la CIA, el IVA, la OTAN; la SHCP; cuando son más letras, solo irá en mayúscula la primera: Pemex, la Sagarpa, la Coparmex).
-En los dígrafos (palabras que empiezan con letras compuestas como la Ch, la doble ele, Qu, Gu, etcétera), solo se escribe en mayúscula la primera letra (China, Lloyd, Querétaro).

NOTAS IMPORTANTES:
Es común que algunas personas supongan que la primera letra de los títulos honoríficos o de dignidad deban escribirse con mayúscula, lo cual es erróneo.

También es un error otorgar “niveles” a las personas mediante el empleo de mayúsculas en los títulos. En todos los casos estos deberán escribirse con minúscula (el presidente municipal, el gobernador, el rey, el papa, monseñor, el obispo, la condesa, el tesorero; incluso para los santos, solo lleva mayúscula el nombre propio (san Pedro y san Pablo o santa Elena), o los que denotan respeto (don Jaime, doña María, el señor Jiménez).

Los puestos o cargos van en minúscula, pero las instituciones en mayúscula (el secretario de Estado; el gerente del Banco del Bajío, el secretario general del Sindicato de Músicos).

Nunca se deberá escribir una letra inicial en mayúscula a fin de otorgarle mayor fuerza a una palabra.  Igualmente, cuando por alguna razón de diseño tipográfico se escriba todo un texto con letras mayúsculas, siempre se deberá poner la tilde o acento en donde corresponde: “MI MAMÁ HIZO UN PASTEL Y LE QUEDÓ RIQUÍSIMO”).



Jaime F. Pérez Uscanga

No hay comentarios:

Publicar un comentario