martes, 29 de octubre de 2013

Una charla con la diputada federal




Rosalba…


La noche del pasado domingo, Rosalba de la Cruz Requena, diputada federal por el VI distrito electoral con cabecera en El Mante, Tamaulipas, nos invitó a charlar. La cita fue en el restaurant del Hotel Mante. Los convocados fuimos Juan Antonio Lerma, Gastón Espinosa, Marco Antonio Torres y yo. Nos acompañó en la mesa su vocera, Patricia Pérez Cruz, quien no intervino en la plática, y en una mesa distante, con discreción, atestiguó la reunión el presidente del comité municipal del PRI, Carlos Sánchez Vega, quien desde la campaña ha sido su principal operador y consejero político.


Tras los tensos primeros tres o cuatro minutos, la reunión transcurrió en un ambiente cordial, abierto, sin límites para las preguntas ni omisiones en sus respuestas.

Esta reunión era la respuesta de la legisladora a la serie de señalamientos que los periodistas ahí reunidos le habíamos venido haciendo por su prolongada ausencia en el distrito y por sus muy frecuentes publicaciones que estuvo haciendo en su muro de Facebook sobre temas triviales, aún durante los primeros días posteriores a las inundaciones que dejó la tormenta Ingrid en varios municipios de su distrito.

Cabe recordar que Rosalba de la Cruz fungía como presidenta del comité local del PRI cuando inesperadamente se le designó candidata a diputada federal, posición en la que, pese a haber desarrollado una campaña intensa visitando todos los rincones del extenso sexto distrito electoral federal, fue, a la postre, apenas si escasamente suficiente para ganar la elección.

Alejandro Guevara Cobos.
“Mmmmm… poco, muy poco; no sé mucho de él. Lo he estado buscando para que me entregue documentación de lo que hizo (Guevara fue diputado federal por el mismo distrito en la legislatura inmediata anterior) y hasta ahora no me ha entregado nada ni he podido hablar con él”.

Reconoció y calificó de acertada su iniciativa de trasladar a la zona urbana el equipo con el que la Comisión Nacional del Agua (CNA) mide las temperaturas en la ciudad, base, como se sabe, con la que se fijan las tarifas de la CFE. “Pero no me ha entregado ningún papel ni nada de eso, con lo que yo pueda darle seguimiento para lograr algún día que se bajen las tarifas de la luz”.

Sobre su activismo político –abiertamente ha manifestado su interés por ser candidato del PRI a gobernador de Tamaulipas en la elección del 2016-, Rosalba, aunque discreta, nos dejó entender que no ve con buenos ojos esa aspiración tan anticipada.

“Está muy joven, es inquieto, inteligente… cuando el presidente Peña viaja a esta región, Alejandro está cerca de él”, dijo también dejándonos concluir que cuando Peña Nieto no viene a esta región, Alejandro no es un funcionario cercano al presidente, como el propio Guevara Cobos asegura. Sobre el tema, la diputada bromeó sobre nuestras filias y fobias en torno al polémico funcionario federal.

La oficina de gestoría ubicada en el edificio del PRI…
En las semanas previas al encuentro, los cuatro periodistas convocados a la reunión la habíamos acusado de estar desviando recursos públicos a favor de su partido al tener ubicada en la sede local del PRI, su oficina de gestoría legislativa.

Aunque en principio y en tres o cuatro ocasiones más, intentó justificar ese hecho aduciendo que lo hacía “para ahorrar dinero y aplicarlo en más apoyos para la población”, finalmente aceptó que “tal vez no esté bien que (la oficina) esté en el PRI” y dijo que pronto vería la manera de rentar un local para ese fin, “aunque yo preferiría ahorrar lo de la renta, pues son muchas las solicitudes de apoyo, son muchos los gastos… más de lo que el congreso me entrega para cubrir esa labor; la gente cree que ahí me estoy haciendo rica, pero la verdad es que salgo poniendo de mi salario”, dijo. “Yo sigo creyendo que no tiene nada de malo que la oficina esté en el PRI, pero vamos a buscar otro lugar”, reafirmó.

Su sucesión…
Y aunque los cuatro invitados a su mesa coincidimos en que aún era temprano para hablar de los posibles candidatos a ocupar su cargo, el tema se abordó y giró en torno a un solo nombre: Humberto Flores Dewey, a quien reconoció como líder del grupo político al cual ella pertenece, aunque acotó: “Por ahora, yo creo que lo que sigue para él es un cargo en la administración pública y ya después se verá…”

Las reformas…
El tema de las reformas fue central durante la charla. Hizo hincapié en lo importante que es difundir los beneficios que el país obtendrá de la reforma hacendaria, reconociendo que en ese aspecto, su partido no ha hecho lo suficiente y que entre la población han influido más las descalificaciones que hacen los panistas. “Por eso hay tanto rechazo, porque no hemos sabido comunicarnos con la gente”, dijo.

Abundó con detalle (y cabe reconocer que con argumentos convincentes) el significado y los alcances de las reformas hechas en materia fiscal, particularmente en lo que se refiere a las nuevas atribuciones de la Secretaría de Hacienda para gravar a las grandes empresas, en las que se dan las grandes evasiones al fisco.

Aceptó que el presidente Peña Nieto arriesgó un importante capital político con su iniciativa de reforma a las leyes hacendarias. “Es un riesgo que él asume, pues había que decidir si apostaba por el país o por la política partidista y el presidente Peña decidió apostarle al país”, expresó.

Reconoció que su partido deberá de trabajar con mayor fuerza para salir airoso en las próximas elecciones federales, pues “vamos a enfrentar mucha división de opiniones no solo por la reforma hacendaria… ahí viene ya la reforma energética y vamos a enfrentar también una gran oposición y desgaste ante la opinión pública”.

-¿Cómo explica que para la reforma hacendaria, su partido haya negociado acuerdos sustantivos con el PRD y que para la reforma energética vaya a hacer lo mismo con el PAN?

“Así es la política; es el arte de conciliar, de acordar, de lograr consensos; en estos tiempos ya no hay acuerdos unánimes. Tenemos que aprender a construir acuerdos de mayoría para avanzar”.

Reconoció el valor estratégico del Pacto por México, mesa sin la cual “nada hubiera sido posible en el congreso”, aunque igualmente aceptó que la vida útil de esa figura política ya se agotó. “Ya se logró con el Pacto lo que se tenía que lograr… estamos sacando adelante una serie de reformas estructurales que tenían sexenios de estar estancadas”, concluyó.

Pinceladas…
Durante la charla, Rosalba de la Cruz narró varias anécdotas de su quehacer cotidiano en la cámara de diputados; de sus encuentros y desencuentros con sus pares del PAN y del PRD, de los trabajos de cabildeo que se realizan para sacar adelante algún acuerdo en el interior de las distintas comisiones a las que está signada y de las satisfacciones por sus logros en esas tareas en las que, dijo, lo que valen son los argumentos, recordando que son muchas las horas que tiene que invertir en el estudio de los temas en los que le toca participar.

Nos platicó de las fuertes discusiones que sostuvo con la diputada perredista Malú Mícher (Martha Lucía Mícher Camarena, cercana a Marcelo Ebrard), a quien reconoció como una gran feminista y luchadora social que fue artífice de muchos de los avances legislativos que distinguen al Distrito Federal en el tema de los derechos de las mujeres:

“Hubo un tema en especial; ella, como presidenta de la comisión, nos dijo que había determinado desaparecer una partida completa dedicada al seguro de vida para las madres solteras y yo no estuve de acuerdo”. Nos narró cómo con el reloj en contra, obtuvo toda la documentación posible para sacar de ahí los argumentos con los que, finalmente logró sostener su tesis. “Fue un logro, pues ella (Malú Mícher) es la diputada más calificada en el tema, pero le ganamos y el presupuesto va incluido al pleno de la comisión”.

El clima de inseguridad…
Sin tapujos, Rosalba de la Cruz reconoció que el principal problema sobre el que giran prácticamente todos los demás problemas que nos aquejan a todos los mexicanos, y en especial a los tamaulipecos es el de la inseguridad y la violencia. Y aunque aseguró que la franja fronteriza del estado es en donde con mayor fuerza han impactado la inseguridad y la violencia, en El Mante detonó la parálisis productiva, el desempleo y muchos otros problemas sociales sumamente delicados.

Aceptó que sin un clima de seguridad razonable, ni la reforma hacendaria ni los beneficios regionales que se derivarán de la reforma energética, serán factibles en Tamaulipas. Ningún proyecto enfocado al desarrollo social y económico será factible si no avanzamos en el tema de la seguridad y en ello el presidente Peña Nieto está trabajando de manera muy enfocada, aseguró.

Dijo estar preocupada por el tema de la inseguridad en las carreteras de la entidad y que confía en que pronto empiecen a darse algunas señales de avance en la materia. “Es imprescindible tener seguridad para que haya progreso y desarrollo”, señaló, aunque aseguró que se trata de un tema muy complejo en el que confluyen muchos factores que hay que enfrentar con estrategias y programas que resuelvan el problema de fondo.

En este tema, por única vez en toda la charla, la diputada optó por no comentar sobre los señalamientos que se le hicieron en relación a la actitud omisa del gobernador Egidio Torre Cantú.

En cambio, nos sorprendió con el reproche que hizo al presidente Peña Nieto sobre su tibia reacción ante el escándalo mundial desatado por las revelaciones del espionaje que realizó el gobierno de Estados Unidos al expresidente Calderón y al propio Enrique Peña cuando era candidato.

Con Pablo, por El Mante…
Finalmente, Rosalba de la Cruz aseguró estar trabajando de manera muy cercana y en un clima de mucha cordialidad y entendimiento, con el nuevo alcalde mantense, Pablo Alberto González León, sobre quien abundó en el reconocimiento de su compromiso por “mover al Mante como nunca se ha querido ni logrado hacer”.

“Vamos a colaborar con él de manera estrecha y con mucho entusiasmo, porque somos mantenses y queremos lo mejor para El Mante”, aunque dijo que ese mismo compromiso lo sostiene con todos los alcaldes de los municipios de su distrito.

Anunció que próximamente iniciará con los trabajos de preparación de lo que será su primer informe anual de actividades. “No estamos obligados a informar más que una vez en todo el periodo, en los tres años, pero yo voy a informar tres veces, cada año”.

Prometió que promoverá, de manera periódica, reuniones de este tipo con periodistas y reporteros, a fin de mantener a la población informada “sobre lo que estamos haciendo a su nombre en el congreso”.











*Jaime F. Pérez Uscanga



No hay comentarios:

Publicar un comentario