viernes, 4 de marzo de 2016

Memorándum...

Equidad de género: de la borrachera del discurso, a la cruda realidad…

Memorándum, de Jaime F. PérezUscanga
Cd. Mante, Tamaulipas. Viernes, 4 de marzo de 2016.
-


El tema de la equidad de género en la postulación de candidatos a las alcaldías, trae de cabeza al PRI tamaulipeco.

Tanto así, que en estos mismos días los jerarcas estatales (y a estas alturas tal vez hasta los líderes nacionales) de ese partido, están literalmente partiéndosela porque la máxima autoridad electoral del país (el INE) recomendó al IETAM ser extremadamente meticuloso en cuanto al tema de la equidad, pues no se trata de que los partidos tomen acuerdos domésticos para determinar en qué municipios habrían de postular a un hombre y en cuáles otros a una mujer atendiendo el criterio del tamaño y/o la importancia estratégica de los municipios, tal y como se hizo aquí.

Por eso es que desde hace algunos días corre el rumor de que vienen cambios en algunas candidaturas. No fue, como algunos creyeron, “mala leche” de parte de quienes difundimos la información en ese sentido.

La verdad es que lo que se venía diciendo al respecto sí tiene un sustento y sí, efectivamente, es un hecho de que el PRI realizará cambios importantes entre sus candidatos ya que el “reparto” que hicieron de enviar mujeres a los municipios pequeños y poco importantes, se va a tener que corregir a toda prisa y de la mejor manera que les sea posible.

Por eso es que se percibe que andan de cabeza y no es para menos, pues a toda prisa deberán reestructurar los escenarios de manera tal que las 21 o 22 candidatas a Presidente Municipal que registren, deberán representar en conjunto, al 50 por ciento de todas las mujeres que habitan en el estado.

El tema de la equidad de género iba en serio, no se la creyeron y ahora mismo están enfrentando las consecuencias de tamaña irresponsabilidad, tal y como igual están teniendo que respetar la ley en otros temas en los que el IETAM ha salido muy raspado en deterioro de la credibilidad que debe sostener como árbitro de la democracia en la entidad.

Por ahora, la consideración mayor será optar entre “sacrificar” a uno o dos municipios grandes y estratégicos; o a dos, tres o hasta cuatro municipios medianos en tamaño e importancia.

En consecuencia, en las próximas dos o tres semanas, el PRI estatal deberá realizar cambios en las candidaturas que propusieron en algunos de los más grandes e importantes municipios como Nuevo Laredo, Reynosa y Cd. Victoria; así como algunos de tamaño e importancia media, como Madero, San Fernando, Llera y El Mante.

No se trata de que el PRI no disponga de mujeres altamente calificadas para ser registradas como sus candidatos, ¡claro que las tiene, y muchas!

El problema estriba en que casi todas ellas son servidoras públicas en activo en alguna dependencia municipal, estatal o federal y no pueden ser postuladas como candidatas, así que no tendrán de otra que echar mano de las que sí cumplan con la norma de no ser servidoras públicas en funciones, o de atraer a su causa a alguna mujer de la sociedad civil, asunto que está aún más complicado, pues aunque igual en todos los municipios existen muchísimas mujeres con el perfil idóneo para ser candidatas, difícilmente van a aceptar arriesgar no sólo su prestigio personal, social o profesional lanzándose a una aventura así, sino arriesgar su propia integridad y la de sus familias, dadas las condiciones de violencia e inseguridad que se están disparando de nueva cuenta en la entidad.

Como se puede apreciar, el tema es complicado y más aún si le añadimos el hecho de que día a día crece y se generaliza entre la opinión pública la creencia de que, ahora sí, el PRI podría perder la elección de gobernador, efecto que podría caer en cascada a muchos municipios y distritos.

En tanto los que mandan en el PRI y en el gobierno de Egidio Torre puedan o no controlar o minimizar los daños de esa amenaza que a estas alturas suena ridículo negar, el tiempo corre y ante la incertidumbre generada, pareciera que nadie se atreve a hacer nada sino esperar y esa parálisis promueve más aún la creencia de que el PRI no sabe qué hacer, no ante el PAN como partido, sino ante el fenómeno que en Tamaulipas crearon el candidato a gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, y su dirigente (y operador) estatal, César Augusto “El Truco” Verástegui, y ante las nuevas reglas que rigen en las elecciones.


Posdata: Hoy, 4 de marzo, el PRI celebra su 85 aniversario.


--




No hay comentarios:

Publicar un comentario